El buitre Sabio

 

DSC_0181

Comenzaré esta entrada con un regreso a mi niñez, recordando esas tardes cuando veíamos en una enorme TV  toda la familia los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente.  Muchas personas jóvenes que lean esta entrada quizás  no conozcan a Félix, no entenderán todo lo que nos enseñó. El ‘amigo de los animales’, así lo llamaban. Félix Rodríguez de la Fuente fue el gran divulgador y naturalista de la década de los 70 en España.

CGP_4619

En unos años en los que el patrimonio natural y la conciencia ecológica no estaban contemplados entre las agendas informativas, Rodríguez de la Fuente fue capaz de cambiar el punto de vista de la sociedad sobre la importancia por el respeto hacia el medio ambiente y su biodiversidad.

CGP_4788

Tras este sincero y humilde homenaje, quiero compartir con vosotros una magnifica experiencia que de la mano de Esteban Hernández de “Hides de Tierra” y sus chicos los alimoches viví recientemente.

DSC_0320

¿Os acordáis de Gaspar, el buitre sabio del famoso documental de Félix Rodríguez de la Fuente? Sí, hombre. Aquel joven de alimoche que agarraba piedras con el pico y, tras mucho suspense y demasiados fallos, las lanzaba contra un falso huevo de avestruz hasta lograr romperlo y comerse su nutritivo interior. Fue un documental único en la historia del cine científico, pues demostró que estas aves poseían una conducta instintiva, ya que el pájaro no había podido emigrar a África con sus congéneres y nadie le había enseñado a utilizar guijarros como herramientas.

DSC_9853

El ave dio así respuesta al pequeño desafío del barón Hugo Van Lawick desde el Serengeti, quien quería saber si tan curioso comportamiento visto allí con las puestas de las avestruces lo aprendían de los adultos o era congénito.

DSC_9728

Tres décadas después el experimento de Félix se ha repetido varias veces. Por ejemplo, “Los Escandell” eligieron la isla de Menorca, donde la especie no emigra y, como explican, “las aves hace cientos de generaciones que no ven un huevo de avestruz”. Alló consiguieron demostrar que los alimoches tienen memoria genética, no han olvidado las enseñanzas aprendidas por sus antepasados hace miles de años en otro lejano continente.  Los naturalistas invirtieron tres años hasta poder conseguirlo, tras ocultar las cámaras junto a un gran dormidero de alimoches con más de un centenar de individuos al que bautizaron como “la cima de los sabios”. Porque esta rapaz carroñera es tremendamente desconfiada.

DSC_0258

Por otro lado, en Canarias también hay una relicta población sedentaria de alimoches. Y allí las aves conservan el mismo comportamiento innato, como expusieron los naturalistas tras comprobar hace unos años  en los programas de estudio y vigilancia del amenazado pájaro.

DSC_0011

De primera mano, gracias a Esteban pude disfrutar unas horas de estas aves, ya no solo de verlos a 50 cm de distancia (tuve que sacar el 18-50 mm para fotografiarlos) si no de verlos como el instinto se transforma en sabiduría al utilizar esas herramientas para conseguir su fin, intentar romper el huevo de Avestruz tras numerosos intentos.

CGP_4858

Si Félix Rodríguez de la Fuente siguiera vivo, estoy seguro de que hubiese repetido en Monegros su experimento. Le habría entusiasmado !!!.

DSC_0236

Agradecimientos a Esteban Hernández por su trato al mostrarnos su trabajo que lleva a cabo con tanta pasión.

 

 

Primer concurso, primera exposición,…,primer premio.

La primera vez nunca se olvida.  Primer concurso, participar por primera vez en una exposición como finalista ya me colmaba de ilusión, pero cuando me comunicaron que mi fotografía “Otoño” resulta ser la ganadora de la categoría Macro, me hizo más ilusión si cabe, me sentí pletórico.

18953129_10211553701312389_6905652158664986124_o (1)
“Otoño” . Primer premio de Categoría Macro del concurso Zaragoza Natural Edición 2017. (Europa Life, Ayuntamiento de Zaragoza y Asafona).

El género “Macro” es una de las disciplinas mas especiales para mí. Mencionar “Macro” es recordar  buenos momentos, amigos. Esta técnica es la que primeramente fui desarrollando con nuestras “amigas orquídeas” en los primeros lances con una lente Raynox y posteriormente con un objetivo especifico Macro.

Para fotografiar paisajes generalmente la vista del espectador llega hasta el final de la imagen, hasta el infinito, sin embargo, en el mundo macro, el espectador se acerca tanto al sujeto que parece que alcanza una nueva dimensión, percatándose de detalles tan notorios que hasta ahora pasaban desapercibidos a simple vista.

En la inauguración de la exposición tuve la suerte de poderlo compartir con mi familia, amigos, muchas gracias a tod@s por acompañarme es este momento tan especial para mi.

 

Nadando con Gigantes: Tiburón Ballena en Méjico.

15

El tiburón ballena (Rhincodon typus) es el pez más grande que habita nuestros océanos. Llega a alcanzar los 14 metros de longitud, un peso de 20 toneladas y una longevidad de hasta 70 años. Al contrario que la mayoría de los tiburones de su mismo orden (Orectolobiformes), que son bentónicos (viven en o cerca del fondo) el tiburón ballena es una especie pelágica (vive en mar abierto) y puede llegar a sumergirse hasta los 700 metros.

18

Estos tiburones prefieren aguas cálidas, con temperaturas en torno a 21ºC a 30 ºC. El tiburón ballena necesita aguas cargadas de plancton, su alimento principal. Aunque es pelágico se encuentra habitualmente cerca de la costa, alrededor de lagunas o atolones de coral donde captura su alimento.

17

El tiburón ballena tiene una particular característica que lo diferencia de otros tiburones: su piel con lunares y líneas. Cada uno de estos peces tiene su patrón de manchas único por lo que pueden identificarse unos de otros. Esta piel llega a medir hasta 10 cm de grosor. Normalmente tienen una longitud de 7 m, aunque se han observado tiburones de más de 12 m y 21.5 toneladas.

Detrás de sus ojos están situados sus espiráculos, característica que le da el nombre de ballena sin serlo totalmente. Su gran mandíbula mide hasta 1.5 m de largo y está conformada por pequeños dientes. La cola mide 2.5 metros y cuando son adultos esta adquiere forma de media luna. No son excelentes nadadores, pues al nadar con todo el cuerpo, apenas alcanzan la velocidad de 5 km/h.

Whaleshark

Los tiburones ballena pueblan todos los mares tropicales y realizan una migración cada primavera a la plataforma continental de la costa centro-oeste de Australia, donde se alimentan del desove de los corales del arrecife de Ningaloo. Se cree que los tiburones ballena no tienen patrones fijos de migración y dependiendo de la abundancia de comida se pueden encontrar en zonas costeras del sur y el este de África del Sur, Utila en Honduras, Belice, Australia Occidental, Filipinas, en Mar de Cortés y frente a Isla Mujeres en México, Indonesia, Maldivas, Madagascar, en arrecifes de Mozambique, en Tanzania, Zanzíbar y en el Mar Rojo. Durante sus migraciones en busca de alimento se han llegado a ver hasta 100 ejemplares juntos de este majestuoso tiburón.

La pesca comercial de este tiburón carece prácticamente de interés. En Hong Kong se capturan alrededor de 100 ejemplares al año para uso de su carne y sus aletas para sopa. Su carácter dócil y tranquilo hace se haya creado una industria de turismo más interesante que la de la venta de su carne. Son miles los buceadores que cada año visitan zonas de Tailandia, Maldivas, Australia y Filipinas para bucear con el tiburón ballena. Esta industria está suponiendo fuertes ingresos para las comunidades locales, hoteles, restaurantes y centros de buceo.

El tamaño de este pez hace que no tenga predadores naturales, aunque sí se han documentado ataques de tiburones azules y makos a cría de tiburón ballena, que tienen un tamaño de hasta 60 centímetros en el momento del nacimiento. Este pez se ha observado solo y también en grupos formados por 100 o más ejemplares. Pueden convivir con otras agrupaciones de peces y mantarrayas.

Sólo tres especies de tiburón se alimentan por medio de la filtración, y el tiburón ballena es una de ellas. Cuando abren sus fauces para alimentarse, gran cantidad de agua también es absorbida, por lo que es expulsada a través de un filtro ubicado en las branquias almacenando el alimento importante. Si algo llegara a quedar atrapado en sus branquias, este pez recurre a una especie de “tos” para eliminar la obstrucción. Se alimentan de plancton, medusas, anchoas, larvas de peces, corales, fitoplancton, algas, krills, larvas de cangrejo, calamares, sardinas, caballas y atún.

La madurez sexual en los machos es alcanzada a los 30 años de edad cuando miden alrededor de nueve metros de longitud, en cambio el de las hembras aún no ha podido determinarse. Son ovovivíparos. Las crías se desarrollan en huevos dentro de la madre para después dar a luz a crías desarrolladas. Al nacer miden entre 40 y 60 cm de largo.

Es una especie vulnerable por lo que su pesca, venta y distribución comercial está severamente penada. En Taiwán, por ejemplo, cada año eran asesinadas estas especies para fines gastronómicos, pues afirmaban que la textura y sabor de su carne era único y exquisito.

14

El tiburón ballena tiene una longevidad de 100 años de edad. A pesar de ser un tiburón, su relación con el hombre es como el de una ballena, pues no representa peligro alguno.

 

 

 

El último baile: Spiranthes spiralis

DSC_2468

Como una bailarina se presenta esta delicada y esquiva orquídea, es la última especie que podemos contemplar el norte, es la que cierra la temporada.

Esta vez, de la mano de Conchita Muñoz y Rafa, fuimos toda familia a descubrirla, puesto que hasta ahora se nos había resistido localizarla. Gracias!!!!

Esta orquídea siempre me a recordado a una esbelta bailarina, bailando, con giros y giros ,y en su ultimo baile nos despide la temporada de orquídeas hasta la primavera próxima.

Me viene a la memoria un relato;…..

La luz de los focos teje un lienzo blanco en el que solo destaca una silueta negra. Sobre el escenario, la bailarina gira, salta y se inclina hasta que sus dedos rozan el suelo. La tela oscura de su vestido se arremolina tras cada paso como si fuera un rastro de humo que dibuja siluetas al ritmo de la música. Miles de ojos la observan. Un instante de silencio, su cuerpo inmóvil en la posición final y un estruendo de aplausos que inunda el teatro como una tormenta. Una lluvia de rosas la rodea mientras ella sonríe. Su piel parece de porcelana y su rostro alberga la fuerza de la vida y la juventud.

Tan bella, tan triunfal, tan inalcanzable, tan perfecta.

La bailarina se marcha del escenario con elegancia, dejando atrás las flores, los relámpagos de flashes y las ovaciones interminables, para dirigirse a su camerino. Allí todo es calma y los únicos ojos que la miran son los suyos desde su reflejo. Aún tiene una sonrisa pintada en la cara, pero esta se quiebra a medida que el maquillaje desaparece, dejando que la chica escondida tras él emerja poco a poco. Su piel ya no parece de porcelana, ni su rostro tan repleto de vida. En lugar de belleza, la chica encuentra unos rasgos corrientes, en lugar de triunfo, cansancio, y en lugar de perfección, simpleza.

Cuando sale del camerino oye cómo el público sigue alabando a la bailarina que acaba de evaporarse ante el espejo, pero que está por todas partes. Al salir a la calle, la encuentra en un inmenso cartel, sonriente e inmortal. Un grupo de personas lo contempla cuando la chica pasa a su lado. Algunos la miran, pero ninguno la reconoce.

Con la única compañía del sonido que hacen sus pasos sobre la acera, la chica se aleja de la gloria y la fama notando la pesadez en sus piernas, el dolor en su espalda y el vacío en su interior. Sumida en sí misma, gira una esquina y cruza la calle sin percatarse del coche que se le viene encima.

Se oye un golpe seco; un frenazo. El cuerpo de la chica cae al suelo como el de una muñeca rota, y se produce ese instante de silencio que tanto conoce mientras se mantiene inmóvil en la posición final. Pero no oye aplausos, ni ve la luz de los focos. Solo percibe silencio y un brillo que va haciéndose cada vez más pequeño, como luciérnagas que se alejan, hasta que ya no queda nada.

La chica se desvanece, la bailarina permanece, será como si nunca hubiera existido, pero todos la recordarán. “

 Lena J. Underworld

DSC_2480

Para poder disfrutar de las orquídeas de Aragón, os recomiendo esta estupenda guía  de campo sobre las especies que podemos encontrarnos en nuestras salidas al campo en Aragón. Es una guía fundamental y muy práctica, siempre sale en mi mochila!.

Conchita Muñoz Ortega (2014). Colección Guías imprescindibles de flora, nº 2. Encuadernación rustica cosida, 13 x 20 cm, 204 páginas en color. Edita: Jolube Consultor y Editor Botánico. ISBN: 978-84-941996-1-5.

Primera guía fotográfica de las orquídeas de Aragón (España) con más de 250 fotografías a todo color de la autora, que ilustran las 88 especies de orquídeas de Aragón, además de híbridos y extravagancias.

Pincha Aquí: Guía imprescindible para identificar orquídeas en Aragón

El Alicanto: Ganga Ibérica

DSC_0879

Existe en la zona norte de Chile un ser mitológico cuyas apariciones son especialmente esperadas con ansias por los buscadores de fortunas. Esta criatura es el Alicanto, un pájaro fabuloso que vive entre los cerros de minerales y que se alimenta con oro y plata. Su tamaño es enorme; posee grandes alas de color metálico, un pico encorvado y patas con grandes garras. Tiene la característica de que sus alas brillan durante la noche. Si su alimento ha sido el oro, lanza reflejos dorados, y si ha sido plata, los destellos son plateados.

Si tiene el buche lleno, no puede volar debido al peso de los metales con los que se alimenta, aunque igual se puede esconder si es perseguido, en cualquier recodo o mimetizarse con el entorno, sin dejar ninguna huella, para decepción de sus buscadores.

Quienes deciden seguir al Alicanto, con la esperanza de obtener fortuna, ya que es capaz de conducirlos a los sitios exactos donde existen ricos yacimientos o a puntos donde hay algún tesoro enterrado, no deben ser advertidos por este. Si así ocurre, le desorientará caminando a veces lento, a veces rápido, o desaparecerá y reaparecerá, hasta que finalmente le arrojará una fuertísima luz que lo fulminará, cegándole en medio de un camino o al borde de un precipicio. Solo una plegaria a la Virgen de Punta Negra le puede indicar al infortunado la ruta de regreso a su hogar. Si el Alicanto siente que el que lo persigue tiene ambiciones exageradas y egoistas, lo llevará también al borde de un despeñadero, donde este morirá.

En mi caso, como buscador del Alicanto, dediqué varios días  a la búsqueda, recorriendo la estepa del campo de Belchite, Azuara, Codo,….,, recorriendo kilómetros y kilómetros de polvorientos caminos, donde ubicar mi escondite mágico, y tras varios intentos, este finalmente apareció a la cita.

DSC_0899

DSC_0976

Este acudió a una de las escasas reservas de agua de la estepa del campo de Belchite-Azuara, una charca cuyos reflejos plateados simulaban el noble metal del que se alimenta el Alicanto. Gracias a mi escondite mágico (“hide”) puesto al amanecer y tras permanecer en su interior inmóvil un largo tiempo,  aguantando el dolor de espalda, piernas y rodillas, y sin delatar mi presencia, el Alicanto se decidió a aparecer. En varias tandas, aparecieron las Gangas Ibéricas (Pterocles alchata) y no debía de moverme lo más mínimo, no podía fallar, no debía de mover el objetivo, no podía delatar mi presencia, que tensión !!.

DSC_8133

DSC_8934

DSC0931

DSC_8966

Con decisión este macho de Ganga Ibérica se dirigió hacia el borde de la charca de agua, y hundío su cabeza  en charco, simulando al Alicanto cuando se alimenta de plata al romper el reflejo plateado en el agua, y se dispuso a beber, y justo en ese mismo momento, me enseño el tesoro, mi fotografía soñada con este ave, bebiendo agua y con gotas salpicadas que caían. No podía estar más contento !!!.

DSC_0876

DSC_8988

…. Y tal y como vinieron, al poco se marcharon, pero eso sí,….., a parte vivir y disfrutar con mucha proximidad el efímero momento del encuentro, sentí una grandísima satisfacción por haber conseguido estas imágenes, grandísima ilusión como amante de la naturaleza y como fotógrafo de naturaleza.

DSC0855

No fue hasta llegar a casa y descargar las fotografías de la cámara al ordenador cuando fui realmente consciente del regalo que el Alicanto me realizó en esa mañana. Y que hoy con esta entrada en el blog,  quiero compartir con tod@s vosotr@s, tanto las imágenes como mi sentimiento de satisfacción por haber alcanzado este reto personal detrás del que llevaba dedicando tiempo, espero que os guste !!!.

 

Bajo el Agua II. El Caballito de Mar Mediterráneo

P1090233-2

Una de las criaturas marinas más interesantes del mundo es el caballito de mar. Estos animales tienen un aspecto muy singular y resultan atractivos para las personas, lo que se debe al gran parecido que tienen sus caras y las de los caballos, de ahí proviene el nombre con el que se les conoce popularmente.

En esta entrada comparto unas fotografías que tomamos con el equipo fotográfico sub acuático en una de nuestras inmersiones en el Mar Mediterráneo, particularmente en Tossa de Mar, en uno de los recorridos de la Mar Menuda de la mano de Andrea´s Diving. Fue fantástico!!!, no es muy frecuente localizarlos, pero en esta inmersión descubrimos nada menos que 5 ejemplares.

A continuación os describo alguna de las características y curiosidades de estos frágiles seres de nuestros mares, y que son indicadores de la calidad de las aguas que habitan.

El hocico de los caballitos de mar es muy prominente y les ayuda a ser fácilmente identificados, tienen como limitante que no son buenos nadadores, razón por la cual se les ve descansando a cada instante.

Hippocampus guttulatus es una especie de pez de la familia Syngnathidae. Es una de las especies de caballito de mar presentes en Europa y el mar Mediterráneo. Su nombre común es Caballito de mar mediterráneo. Como seña de identidad propia y diferenciadora presenta un hocico largo en comparación con otras especies de Hippocampus, su longitud es más de un tercio del largo de la cabeza. Porta tubérculos óseos en el cuerpo. Aleta pectoral y dorsal con radios, y una aleta anal diminuta.

Desprovistos de aleta caudal, que se ha visto modificada en forma de una cola prensil que les permite fijarse sobre algas y plantas. Las aletas pectorales y la dorsal son muy tenues y tienen forma de abanico. La dorsal impulsa los desplazamientos horizontales, está situada a su espalda y la agita unas 3 veces y media por segundo. Las pectorales impulsan los movimientos verticales.

De color amarillo verdoso a marrón rojizo, se mimetiza con la vegetación circundante. Esta estrategia la realiza con el fin de camuflarse, ya que, al contar con aletas minúsculas es muy lento de movimientos, y no posee aparentemente ninguna defensa frente a predadores.

Los machos pueden llegar alcanzar los 15 cm de longitud total. Viven entre 3 y 5 años. Las diferencias entre sexos son fácilmente distinguibles: Los machos presentan un vientre más abultado de forma redondeada, mientras que en la hembra éste finaliza en forma de ángulo de 90º.

P1090240

Viven cerca de las costas, en aguas superficiales. Se trata de una especie no migratoria que se encuentra normalmente entre 0,5 y 15 m de profundidad, aunque hiberna a 30 m. Normalmente lo encontramos entre algas. Habitan las praderas y comunidades algares próximas a fondos rocosos.

 Los hipocampos en general son depredadores voraces. Sus ojos, que tienen movilidad independiente entre si, les ayudan a reconocer sus presas, pequeños crustáceos que forman parte del zooplancton. Tragan enteras a sus presas al no disponer de dientes, y se ven obligados a consumir grandes cantidades de comida para compensar su rápida e ineficiente digestión, al no poseer estómago. Se alimentan de pequeños invertebrados, y de larvas planctónicas, que aspiran gracias a su hocico en forma de pipeta, provocando un ruido seco con cada aspiración.

Son incubadores estacionales, de abril a octubre. El macho y la hembra se entrelazan con la cola. Después de una danza nupcial, en esta posición, la hembra traspasa de su cloaca con ayuda de una papila genital de unos 3 mm. de largo, sus huevos a la bolsa ventral (incubatriz) de los machos, que está recubierta de suave tejido y dispuesta en compartimentos, para mantener cada huevo separado.

El macho puede juntarse con varias hembras que le dejan huevos, se desarrollan en esta bolsa hasta los 50 o 60 días, y eclosionan dentro ella. El nacimiento o eyección de los jóvenes parece ser agotador para el padre. Agarrándose firmemente con la cola sobre un soporte, frota su bolsa contra una concha o roca hasta que salen los jóvenes, con fracciones de sus tejidos internos. Los primeros días, los alevines entrarán y saldrán de la bolsa según haya peligro o no en el exterior.

P1090237

Especie protegida, ya que es recolectada para ser vendida como curiosidad incluso en su área de distribución. A la vez que su hábitat es degradado por la acción humana.

Incluido en CITES: Apéndice II, OSPAR, la Convención de Berna y la Convención de Barcelona. Regionalmente, está en la categoría “casi amenazada” en el Mediterráneo​ y protegida en el Reino Unido.

 

Bajo el agua I. Pez Payaso

iphone_ 1532

Con esta entrada al blog, comienza una serie de publicaciones dedicadas a la fauna subacuática marina. Principalmente, abarcarán fauna y flora del Mar Mediterráneo, Océano Atlántico, Mar Rojo, Mar del Caribe, Mar del Sur de China, Mar de Celebes,  y Cenotes.

Las imágenes son propias y están tomadas en las inmersiones que hemos realizado en los mares y océanos anteriormente indicados. Estas fotografías han sido tomadas con un equipo fotográfico formado por una cámara compacta con carcasa estanca y en la mayoría de los casos sin más iluminación que la existente a las profundidades particulares y con la corrección del balance de blancos. Como sabéis en la fotografía submarina a parte del estado continuo de ingravidez, conforme aumenta la profundidad parte de los colores desaparecen y disminuye el rango de colores. Se puede recuperar el tono de los colores mediante el aporte al sujeto de iluminación artificial.

Mi propósito con estas entradas es compartir con vosotros las sensaciones, curiosidades y respeto de este medio tan fascinante a la vez que poco conocido. Toda fotografía de fauna y flora debe de ser respetuosa con el sujeto y con su entorno, y dar el máximo respeto sin interferencias.

Si hay un pez por excelencia conocido es el pez payaso, y será el encargado de la presentación de esta serie de fotografía submarina.

iphone_ 812

El pez payaso pertenece a la familia de Amphiprioninae es una subfamilia de peces marinos de la familia Pomacentridae, que contiene únicamente los géneros Amphiprion y Premmas, cuyos componentes son conocidos como peces payaso o peces anémona.

Los peces payaso se caracterizan por sus contrastados e intensos colores, rojo, rosa, negro, amarillo, naranja o blanco. Proceden de los arrecifes de coral del Indo-Pacifico, y viven conjuntamente con las anémonas, teóricamente especies depredadoras, de las que obtienen una protección frente a posibles atacantes. A cambio, los peces payaso ofrecen la posibilidad de acercar alimento a la boca de la anémona, y, con su continuo movimiento, limpian el disco oral y los tentáculos de la anémona, evitándole infecciones bacterianas.

iphone_ 453

iphone_ 406

Al tiempo, los ejemplares adultos de pez payaso defienden a sus anémonas hospedantes de peces depredadores especializados, como los peces mariposa de la familia Chaetodontidae.​

iphone_ 823

Una vez mas la naturaleza nos da una lección de simbiosis entre distintas formas de vida.

Las fotografías de esta entrada fueron tomadas en el Mar del Sur de China en el golfo de Thailandia, en varias de nuestras inmersiones en las Islas Perhentian, guiados por Chonix y Minah Budau como Divemaster, Muchas Gracias !!.

WhatsApp Image 2017-09-15 at 13.44.25.jpeg

 

 

Sorpresa!!. Liebre Europea

Cuando entras en el interior del hide, no sabes con exactitud lo que va pasar después, una vez que cierras todas las cremalleras, empiezas a pensar,….”¿habré escogido la ubicación exacta?”, “¿tardará mucho?”, “¿aparecerá por aquí? ¿por allá?”, montones y montones de preguntas cruzan fugazmente por la mente del fotógrafo en un estado continuo de excitación y alerta. Por un momento, no sientes frío, calor, estás cómodo,….

De repente, generalmente unas veces antes, otras más tarde, aparece el protagonista. Muchas veces no es el que esperamos, aparece detrás del telón de nuestro escenario mental, y nuestro pulso comienza a acelerarse, la piel se vuelve terciopelo,…!que sensación!.

En esta ocasión, estaba en mi hide portátil personal (muy rudimentario) a la espera de los corzos en los Montes de Soria junto al río Duero, cuando de repente como salida de la chistera aparecieron jugueteando (presumiblemente en celo) estas dos liebres europeas. Una de ellas percibió el movimiento de mi objetivo y se quedó paralizada pero sin asustarse, pude comprobar la profundidad de su mirada durante segundos. Me permitió hacerle fotografías hasta decir basta a escasos metros de mi manta mimetizada.

 

 

Finalmente, a su voluntad, dando pequeños saltos, desaparecieron en la espesura, y como presentadores de la función, tras una breve espera aparecieron los protagonistas de la función: Los corzos, que ya conocéis de anteriores entradas al blog, os la recuerdo aquí:

Miradas en el Bosque I: Corzos en los Montes de Soria.

Miradas en el Bosque II . Corzos en los Montes de Soria

Mamá Martín Pescador.

WhatsApp Image 2017-09-09 at 14.33.01 (1)

Esta hembra adulta de Martín Pescador (Alcedo Atthis) me volvió a brindar una gran satisfacción como amante de las aves y como fotógrafo de naturaleza. Me ha permitido además de poder fotografiar y filmar a su familia, me ha mostrado como ejercía el papel de madre, protegiendo y enseñando a sus cuatro pollos a pescar y sobrevivir.

Como fotógrafo de naturaleza es uno de mis actuales proyectos, mostrar la admiración por estas aves, que ademas tenemos la gran suerte de tenerla casi en la puerta de casa. Os animo a que conozcáis a toda la familia, y visitéis una anterior entrada del blog que resultó muy ilusionante y gratificante para mí.

Aquí os dejo el enlace: Martín Pescador: La constancia tiene su recompensa.

Después de unos meses, he vuelto a su encuentro y mi alegría ha sido gigantesca al verla de nuevo, aceptaba los posaderos y aunque, de forma breve y fugaz, me ofrecía poses fantásticas. Hoy os comparto con tod@s vosotr@s una de ellas, en el posadero que le ofrecí y mirando hacia el sol de la tarde, con esa luz fantástica reflejada en sus ojos. Muchas gracias amiga!, bien sabes que volveré de nuevo a visitarte.

El retorno a Monegros del “Cucaracha”. Collalba con antifaz.

collalba gris

Mientras recorría los parajes entre Perdiguera y Farlete, en Monegros, en el borde de un camino me asaltó esta Collalba Gris (Oenanthe oenanthe) y recordando al “Cucaracha”,  cual bandolero armado con antifaz me robó la atención e hizo detenerme en seco en el camino, tal y como le sucedió a Joaquín Sabina, a cambio de salir ileso y en vez de escribirle una canción, me hizo dedicarle esta entrada del blog sobre el bandolero mas temido y famoso de Monegros, “El Cucaracha”.

El bandolerismo ha existido a lo largo de todas las etapas de la historia, si bien especialmente en el siglo XIX, el descontento de las clases sociales más pobres sirvió de caldo de cultivo para el surgimiento de decenas de partidas de bandoleros.

Dentro de ellas, encontramos a la banda liderada por Mariano Gavín Suñén (1838-1875), apodado “El Cucaracha” y natural de la localidad oscense de Alcubierre. El bandolero, junto a sus compinches, actuó en la comarca de Los Monegros durante la segunda mitad del siglo XIX.

Hijo de Manuel Nicolás Gavín Ariño y de Ignacia Suñén, Mariano Gavín Suñén nace al final de la I Guerra Carlista (1833-1840). Según los historiadores, la situación existente tras la contienda puede verse como una de las causas de la proliferación de bandoleros en toda la geografía española. Al finalizar la guerra, los campos españoles se llenan de combatientes con armas y escasas expectativas de trabajo. En este contexto, ‘echarse al monte’ era para muchos campesinos una forma de vida, así como una posibilidad de acabar con una situación de vasallaje respecto a los terratenientes.

Mariano Gavín Suñén nace en una familia dedicada a las labores del campo, que está al servicio de los potentados de la zona de Alcubierre. Aunque en su juventud ejerció como pastor, Gavín abandona el oficio a los 20 años de edad y, junto a otro compañero, Juan Ardid Jordán, opta por ‘echarse al monte’ y convertirse en bandolero.

Aunque existen diversas teorías sobre las razones de su apodo, entre ellas, su vestimenta oscura, la más arraigada habla de su afición a entonar desde muy pequeño la canción mejicana de “La Cucaracha”.

Entre sus primeras fechorías encontramos la ocurrida en la paridera del conocido como “tío Caprasio”, en la localidad de Alcubierre. Al apretarles el hambre, ambos bandoleros resolvieron robar un cordero del rebaño del pastor y, tras ser sorprendidos, respondieron disparando al tío Caprasio. Al parecer, le causaron una herida en una pierna, que acabó causándole la muerte días después. De igual modo, se cuenta que el Cucaracha y su compinche asaltaron a un niño que, junto a su borrico, se dirigía a la localidad de Castejón de Monegros en busca de sal. En este caso, lo pararon en el camino y le robaron las 80 pesetas que poseía. Al ser reconocidos, lo mataron a garrotazos.

En el año 1864, poco después de haber iniciado su etapa como bandoleros, ambos cruzaron la frontera con el propósito de encontrar un trabajo en Francia. Juan Ardid se quedó en el país vecino y el Cucaracha, tras una semana como albañil, optó por volver a Alcubierre.

A su regreso, comienza a formar su propia banda. La tarea resultó sencilla. La estructura socioeconómica de Los Monegros estaba compuesta por grandes terratenientes, que poseían la titularidad de la tierra, y por una gran masa social empobrecida, que trabajaba en precarias condiciones. A modo de ejemplo, la comida de un jornalero de la época para todo el día estaba normalmente compuesta de medio pan, tocino y, si había suerte, unas olivas y algo de vino. En este clima de descontento social, Mariano Gavín sumó efectivos sin dificultades y llegó a formar una banda de alrededor 50 hombres.

Tal y como expuso el escritor Rafael Andolz, nos ha llegado una imagen distorsionada y adornada de paños calientes del famoso bandido. De hecho, todas las sociedades en las que existe una situación de injusticia social tienden a crear sus héroes y en el caso del bandido Cucaracha, se quiso crear una especie de “Robin Hood monegrino”, si bien la realidad de los hechos nos muestra a un hombre dedicado al robo, al asalto, a la extorsión y al secuestro. Así, a través de la tradición oral, nos han llegado numerosas historias y anécdotas de la trayectoria vital del bandido Cucaracha. En su mayoría, están recogidas en la biografía de Rafael Andolz, que es el texto histórico más completo que existe de Mariano Gavín Suñén.

Hay historias que nos hablan del lado más humano y bondadoso del bandolero. En este caso, se decía que se acercaba hasta los jornaleros y, tras comprobar su situación de miseria, extorsionaba al amo para forzarle a mejorar la situación de los campesinos; por ejemplo, quemándole la paridera. De igual modo, la tradición oral recoge un encuentro con un niño, que se dirigía al molino de Alcubierre, y que fue abordado por el Cucaracha. Mariano Gavín le preguntó al “zagal” si tenía dinero y, ante esta pregunta, el niño le explicó que su madre no le había dado ni una moneda por si se encontraba con el Cucaracha. El bandolero le dio dinero y le pidió que le dijera a su madre que el Cucaracha no robaba a los pobres.

Del mismo modo, nos han llegado historias que nos hablan de su lado más temible y sanguinario. En una ocasión, el bandido Cucaracha y 25 de sus compinches querían quemar el pueblo de Alcubierre y se aliaron con el hijo de Lorenzo Ortín. Sin embargo, la madre de este último se opuso y en represalia la banda del bandolero asesinó a Lorenzo Ortín, degollándolo y rociándolo con petróleo. Igual suerte encontraron una pareja de ancianos al negarse a exigir dinero al terrateniente del lugar.

Una de sus fechorías más sonadas fue el secuestro de Juan Ruata, que era uno de los hombres más adinerados de Alcubierre. En este caso, pidieron un rescate de 11.000 duros y, al parecer, aunque en aquella época era toda una fortuna, lo consiguieron. En relación a ello, se cuenta que el 21 de enero de 1873 encerraron juntas a las personas más pudientes de la localidad de Farlete y pidieron al pueblo un rescate. Sin embargo, los vecinos se sublevaron y reaccionaron persiguiendo al bandido y sus secuaces. En Farlete, se cuenta también otra curiosa historia. En este caso, Mariano Gavín Suñén conocía a un sastre de la zona, que se llamaba Marcelino Berbeder y, agudizando el ingenio, le encargó la confección de una serie de uniformes carlistas. De este modo, entró con ellos a la localidad exigiéndole al alcalde las correspondientes raciones como si fueran miembros del ejército y, al parecer, funcionó.

El bandido Cucaracha se servía de diversos escondites. Normalmente, aprovechaba las cuevas de la sierra de Alcubierre y, al conocer perfectamente el terreno, era muy conocido por su habilidad para escapar de la Guardia Civil.

A partir del año 1874, se estrecha el cerco contra la banda del Cucaracha y empiezan a ser arrestados algunos de sus miembros. En un primer momento, llega a Sariñena el alférez Francisco Bergua y bajo su mando, se inician las primeras investigaciones con el fin de dar caza al bandolero. De forma posterior, Bergua es sustituido por el teniente Francisco Lafuente, que será el que finalmente capture y dé muerte al bandido Cucaracha.

En su biografía del bandido, Rafael Andolz recoge de la tradición oral el relato de la organización y desarrollo de su captura. En concreto, cuenta que en el Ayuntamiento de Lanaja se reunieron las fuerzas vivas del pueblo, es decir, el alcalde, el cura, la Guardia Civil y el boticario. Según Andolz, le preguntaron al boticario si había algún veneno para añadir en el vino y, al obtener una respuesta afirmativa, comenzaron a trazar el plan. En concreto, la banda fue traicionada por un pastor de Lanaja, que reveló el lugar en el que se encontraban. Manolico Maza era un chaval del lugar que solía suministrar el vino a la banda del Cucaracha y, por lo tanto, fue el elegido para llevarles la bebida adulterada por el boticario. Mariano Gavín ni bebía ni comía nada sin que el portador lo probara en primer lugar. Maza bebió un poco y siguiendo las instrucciones del boticario,  vomitó al abandonar el lugar. Al poco tiempo, la Guardia Civil rodeó la paridera en la que descansaba la banda e inició un tiroteo. Según se cuenta, lograron abatir al bandido Cucaracha así como a varios de sus compinches: el Cerrudo, el Herrero de Osso, el Molinero de Belver y el Guarnicionero de Alcolea (Antonio Lampériz, José Berna, Melchor Colomer y José Solanilla, respectivamente). Todo sucedió el 28 de febrero de 1875 en el corral de “La Nica”, en Lanaja. Siguiendo las costumbres de la época, el cuerpo del Cucaracha fue llevado a Sariñena y expuesto para público escarmiento.

Tras su muerte, la banda del Cucaracha continúa llevando a cabo algunos robos si bien la labor de la Guardia Civil se intensifica. Según los documentos históricos existentes, 46 miembros fueron muertos o capturados y, por lo tanto, entre 1875 y 1880 quedó prácticamente erradicado el bandolerismo en Los Monegros.